Actualidad
 
 
 
Adiós, Coronel Jesús Flores: Último número de El Implacable

EDITORIAL.- Según hemos encontrado, este número del implacable tenía que hablar sobre algún incumplimiento de la ley del aborto y sobre una subvención a la Fundación Francisco Franco… eso ponía en las notas. Pero hablaremos de otra cosa. Hoy, me perdonarán, pero no encontrarán crónicas, críticas ni artículos de opinión.

Hablaremos de otra cosa.

Hoy me uno a la redacción, en representación de los hijos y nietos de mi abuelo. Me uno al equipo para despedir esta publicación, que ha estado tantos años con vosotros, repasando todos los acontecimientos que nos ha tocado vivir, animados con anécdotas y pinturas, ¡siempre preciosas y desconocidas!

Nunca pensé que llegaría a escribir en EL IMPLACABLE. Lo he leído en blanco y negro, lo he leído en borradores, he ayudado a elegir fotos cuando prácticamente desconocía el personaje que aparecía. Creo que es la primera página web que vi. Incluso, he oído toda la historia que iba detrás de aquella noticia que ocuparía parte de ese número, pero nunca pensé en escribir. Quizá porque nadie lo hacía como él y porque es admiración lo que este alumno siente por su maestro.

Pero hoy me ha tocado a mí, siguiendo sus indicaciones desde su estrella, e intentando hacer honor a esta publicación que tanto amaba, me toca a mí este último número.

Afortunados los que habéis podido disfrutar de sus consejos sobre qué libro leer, a los que os ha descubierto un pintor, o una nueva manera de ver una pintura. Los que leísteis su visión de la vida, de la política, de esta España que llevaba en su corazón. Los que aprendisteis de sus historias, de sus historias de vida, contadas en primera persona. Afortunados los que os podáis llevar un trocito de él.

Su familia, orgullosa de ser Flores, de ser mujer, hijos, nietos y compañeros de vida de quien no ha dejado libro por leer, parte de la Historia por conocer ni crucigrama por resolver. Su familia, afortunada igual que ustedes, queríamos rendirle un pequeño homenaje a EL IMPLACABLE haciendo un último envío, escribiendo un último texto.

Una familia a la que tienen que perdonar, ya que ha querido vivir estos momentos en la intimidad, agradeciendo todas las muestras de cariño que se han recibido.

Jesús, “pá” o abuelito, era muchísimo más que eso, si es que eso no es suficiente misión en esta vida.

SOBRE LIBROS Y PINTURAS

Como rezaba el editorial, no habrá crónicas ni críticas en este número, pero como es costumbre, y en el planillo de esta publicación está marcado, permítanme una recomendación literaria y artística.

Se contarán por centenares o quizá miles, los textos, artículos, comentarios, cartas y, sin olvidarnos de los libros, que el Coronel escribió. Búsquenlos. Consérvenlos. Reléanlos. No hay mejor homenaje y merecen un lugar en la gran biblioteca que forma España.

En cuanto a la obra pictográfica, iguala o supera a la literaria. Aquel que aprendió a dibujar, calcando a otros artistas, y haciendo cuadrículas sobre dibujos, acabó logrando un estilo propio, un don. Don que fue una manera de ganarse la vida, un lenguaje para expresar ideas y un entretenimiento para sus nietos. Les aseguro, y aquí me disculparán, que las mejores viñetas las hizo en el salón de casa dibujando pequeñas historias para que los más pequeños coloreáramos. De nuevo, búsquenlas, consérvenlas y disfrútenlas tanto como él lo hacía al dibujarlas.

DESPEDIDA Y CIERRE

Así llegamos al final de este IMPLACABLE, donde como en su libro de estilo manda, se ha dicho siempre aquello que se ha querido y como se ha querido. Busquen la Paz y cuiden de España, a él le hubiera gustado.
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía