Actualidad
 
 
 
CARTA DE AGRADECIMIENTO DE D.ENRIQUE GARZA A LA FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO

Por su interés, reproducimos el contenido de la carta de agradecimiento que nos ha hecho llegar D.Enrique Garza Grau, en nombre de la familia Sanjurjo y en el suyo propio, tras el acto del pasado 2 de diciembre en Madrid en el que fue nombrado Caballero de Honor de esta Fundación por la encomiable lucha de la familia Sanjurjo en defensa de la memoria del heroico general y de la Verdad. 

 
 Queridos amigos:

En nombre de todos los miembros de la familia Sanjurjo; en especial de Pepe Sanjurjo, que nos estará viendo desde la Casa del Padre, representado por algunos de sus hijos en este acto; y, de mi suegra, Carlota Sanjurjo y sus hijos, algunos de ellos también presentes: os damos las gracias. Gracias igualmente, por el caluroso e inmerecido aplauso y homenaje. Nuestro agradecimiento debemos concretarlo en nombre en la Ilma. Sra. Duquesa de Franco.  Tenemos que haces especial mención al cariño, apoyo y dedicación que nos ha prestado en todo momento Jaime Alonso, que no ha dejado pasar un día en el que nos dejará de llamar para poner los medios a su alcance a nuestra entera disposición o sencillamente, para darnos ánimos.

Lo primero que debemos dejar muy claro, es que este aplauso lo recibimos en nombre de quien verdaderamente lo merecen: los soldados carlistas que estaban enterrados en la cripta y sus familias. Tenemos que homenajear en este acto, a quienes dieron valientemente su vida por Dios y por España y, a sus familias, porque en otro caso, no lo hiciéramos así no estaríamos honrando a la memoria de nuestro abuelo. Y esto debemos hacerlo poniendo nombres y apellidos para hacer justicia humana porque la divina la tienen segura:

Marisa Aznar. De profesión maestra, sobrina de los hermanos Aznar.  Ambos fueron heridos en el frente; ambos volvieron al campo de batalla y murieron juntos. Marisa, su sobrina, ha disfrutado de una vida sencilla como profesora en Zaragoza; su marido, un hombre bueno y honesto, ahora jubilado en su profesión como taxista. Marisa y su marido han honrado toda su vida la memoria de los tíos y, no han descansado ni un instante, en su lucha anónima en esta batalla contra el odio marxista y la cobardía de una derecha liberal, escondida en el confort del poder, el dinero y la vanidad. Visto su ejemplo, consideramos que para nuestro abuelo sería un honor, unir su destino a los hermanos Aznar en esta última batalla; y, así se lo pedimos al Vicario D. Carlos Ayerra.

Paz Prieto Sáenz de Tejada. Arqueóloga y exconcejal de Cultura por UPN en Pamplona. Víctima del Terrorismo. Su padre José Luis Prieto, coronel jubilado, fue asesinado por ETA cuando iba a entrar pasar a la Iglesia para escuchar misa acompañado de su mujer. Paz ha luchado con nosotros dando la cara donde fuere en cada momento; lo ha hecho ahora, tal y como lo hizo siempre por España. Ha demostrado una valentía, generosidad y entrega, que en determinados momentos resultó conmovedora. 

Álvaro Canals de Echenique. Representante legal de la familia Aznar y de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz; institución que ha custodiado la Cripta —antes la Iglesia—, desde su construcción hasta su vergonzosa clausura. Álvaro, junto a su grupo de carlistas, han prestado un servicio a los valores que representó el Monumento a los Caídos, admirable. La forma de tratarnos y cuidar los restos de cada una de las personas que se encontraban allí enterradas, nos ha hecho recordar que existen personas sencillamente buenas; y, que lo sobrenatural prima en lo cotidiano, pese a quién pese. Sentimos un enorme dolor, por no haber podido rescatar —por falta de legitimación— los restos del pobre niño de 16 años, Joaquín Sota; cuyos familiares no han querido ser localizados por el Alcalde de Pamplona o quién corresponda; aunque, afortunadamente, pudimos arrancar de las manos de Bildu los restos de Severino Arregui.

Por cada uno de ellos, y, por la memoria de todos los que murieron defendiendo su Credo y la libertad contra el stalinismo en 1936, hemos luchado y seguiremos haciéndolo, pese a quién pese, solos o acompañados. ¿Por qué? Porque no somos ignorantes de que las exhumaciones no son un capricho de la izquierda; ni un debate del que huye la derecha: es mucho más que todo eso. Vascongadas perdió hace muchos años la libertad y, Cataluña ni que decir tiene que la está perdiendo día a día, y, ahora le toca a Navarra. Habrá quien pueda considerar exagerada esta afirmación; pero debemos asentar las ideas de forma clara. La izquierda, discípula de Gramsci, está dando la batalla para controlar la dinámica social mediante lo que denomina López Quintas “Revolución Oculta” con el uso de nuevas técnicas de subversión social: modelación de las mentes, apocamiento cultural, dominio de la comunicación y las ramas del saber.

Nos guste o no, la izquierda que no es estúpida, sabe que el lenguaje supone una realidad bifronte capaz de construir una vida o destruirla; liberar una sociedad o esclavizarla.

Después de la exhumación se hizo una manifestación encabezada por BILDU “Contra el genocidio fascista y los golpistas”. Hoy, muchos de nuestros hijos viven una realidad distorsionada en los libros de texto de Bachillerato; se les trata de inculcar que en 1936 se levantaron cuatro africanistas chalados para acabar con la libertad. Ignoran que se alzó media España o más, contra un grupo de barbaros que lo mismo les daba asesinar al  líder de la oposición, falsear una elecciones o sublevarse si las perdían —como hicieron en 1934–. En los colegios no les cuentan que el Gobierno de la República armó al Partido Socialista, ni les  explican que era  la famosa “Motorizada”, tampoco para que servía el Tribunal de Garantías Constitucionales,  ni mucho menos,  narran con rigor histórico la mayor persecución religiosa que se ha conocido en la España; perfectamente diseñada,  para implantar un régimen marxista y totalitario, como los que conocimos en el Este de Europa. La dinámica social la controla la izquierda; y eso es muy preocupante, debería quitarnos el sueño a la gente de bien. El padre de la sociología, Comte, decía que creando una religión artificial y controlando la comunicación era posible manejar una sociedad y pensar por ella. 

Agradezco con toda sinceridad que se me honre con la distinción de Caballero de Honor de la FNFF; y, aprovecho este momento irrepetible para decir a quienes nos transmitís vuestra solidaridad, que me duele España. Os aseguro que no es una afirmación semántica:  sufro por la destrucción de los valores cristianos que deben ser el eje vital de las nuevas generaciones;  sufro al ver dinamitadas las familias por cuestiones tan vanas como el dinero, el hedonismo o la envidia; sufro, al ver como los políticos están dispuestos a reventar la unidad política cultural e histórica de una nación que lo ha sido todo, anteponiendo sus intereses personales en la vida pública, frente al bien común; sufro al ver como la droga, la falta de valores y la acedia se apodera de la sociedad. Y me duele España, porque destruida nuestra unidad política e historia, nos van a convertir en una nación pobre y esclava. El Mal se ha apoderado de la vida pública. Por todo ello, me duele España. Puesto que una vez socavada la Tradición como medio de vida social, cultural y política; cómo le gusta decir a mi maestro Evaristo Palomar es “la savia, la sangre, el agua, la tierra y el sol en la vida de una comunidad y de un pueblo”. El sistema nos está cerrando las puertas del futuro, la libertad, la paz y el amor. Espero que de vosotros salga un líder, alguien capaz de devolverla esperanza a nuestros hijos y la verdadera libertad —palabra que debemos negarnos a que secuestre la izquierda—.  La lección aprendida en esta historia vivida por mi familia estos últimos meses, he logrado asimilarla con la lectura de un libro que recomendó en público el Rector de una importante universidad de Madrid “Elogio de la vida imperfecta”  de Paolo Squizzato:  “La perla es esplendida y preciosa. Nace del dolor. Nace cuando una ostra es herida. Cuando un cuerpo extraño —una impureza, un granito de arena— penetra en su interior y la inhabita, la concha comienza a producir una sustancia (la madre perla) con la cual lo recubre para proteger el propio cuerpo indefenso. Al final se habrá formado una hermosa perla, brillante y preciosa. Si no es herida, la ostra no podrá producir perlas, porque la perla es una herida cicatrizada”. La familia Sanjurjo está herida, los que estamos aquí también lo estamos porque en España se ha introducido un cuerpo extraño que la daña.  “Ese dolor solo se cura con una sustancia cicatrizante, que es el amor: la única manera de crecer y ver nuestras propias impurezas convertirse en perlas”. 

Con amor a la Verdad, nuestra España herida, formará una hermosa perla, que será el legado de nuestros hijos:  una Nueva España que navegará a vela, hinchada por vientos de paz, trabajo y libertad ¡VIVA ESPAÑA!

Dr. Prof. Enrique Garza Grau

Abogado y doctor en Humanidades y Ciencias Sociales.

Caballero de Honor de la FNFF



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía