Editorial
 
 
 
Editorial de Diciembre de 2011

La gélida estampa del mes, el desabrido frio ambiente y también existencial que provoca la venida del invierno, produce en nuestro acontecer patrio diversas y contradictorias sensaciones, todas ellas bajo el prisma del sentido providencialista de la vida y de la historia que tenemos. Con ese determinismo racional y empírico, analizamos esta mensualidad cargada de elementos inquietantes.

Celebramos la onomástica de nuestro “Caudillo”, nacido en El Ferrol, el 4 de Diciembre de 1892. El acto de reconocimiento a unos hombres heroicos en el combate y en la paz, que transformaron España o se opusieron a su desmantelamiento y ruina actual, fue sencillo, sincero y emotivo. Sin caer en la autocomplacencia, señalar que se marcó el rumbo a seguir en esta hora triste y aciaga de España. Así siempre, como agua, flor o llama, vuelves entre la sombra, fuerza oculta. El mundo bajo insulta, pero la vida es tuya: surge y ama.

El 20 del inicio del solsticio de invierno de 1973, se produce el magnicidio del Jefe de Gobierno de España, Almirante D. Luis Carrero Blanco, hombre leal, honesto, bueno y brillante, cuya existencia discurría entregada al servicio de España y el bienestar del pueblo español. Su “voladura controlada” supuso el desmoronamiento del régimen, ya minado con anterioridad. Esa tragedia nacional, cuyos instigadores y beneficiarios cada vez resulta más evidente descubrirlos, tiene un antecedente y otro consecuente. El antecedente se encuentra en la carretera de Extremadura, a la altura de Talavera de la Reina, un soleado día del 29 de Julio de 1939, cuando regresaba de Lisboa con la documentación completa de la infiltración masónica en las estructuras del poder del Régimen victorioso. La operación era especialmente sensible y, por tanto, secreta. El destinatario personal: El general Franco. El portador de tan comprometedor archivo era el Comandante de la Guardia Civil D. Isaac Gabaldón, inspector encargado de la información sobre “ La masonería y el comunismo”. Fue detenido y fusilado, junto a su hija de 18 años y su chofer, no obstante el secretismo de la misión, sin que la comprometida documentación que portaba apareciera nunca. El consecuente se produce el 11 de Marzo de 2004, cuando se vuela, de manera controlada, tres trenes que confluían, llenos de personas, hacia sus trabajos en Madrid. Los tres terroríficos acontecimientos tienen muchos aspectos en común. Primero, han servido para socavar los cimientos de una nación y su civilización; segundo, los instigadores no han sido descubiertos, hasta el momento; tercero, los autores materiales de los hechos delictivos resultan ser de ínfima calidad organizativa y operativa, sin capacidad para obtener esos resultados; cuarto, la desinformación e intoxicación social, siguió a tales tragedias; quinto, la justicia fue puesta al servicio de la verdad conveniente, no de la verdad material; sexto, la identidad de los instigadores y autores intelectuales, nunca fue descubierta, siguen impunes. Un manotazo duro, un golpe helado. Un hachazo invisible y homicida. Un empujón brutal, hacia el cielo, te ha derribado.

Al final llega la renovación del nacimiento del niño Dios y, cuantos formamos la gran familia de la Fundación Nacional Francisco Franco, os deseamos unas felices pascuas y venturoso año nuevo. Felicitamos de manera especial a las Bárbaras, 4 de Diciembre, Patrona de la Artillería; las Inmaculadas,  8 de Diciembre, Patrona de la Infantería y a las  Loretos, 10 de Diciembre, Patrona de la Aviación. Preparativos familiares dan comienzo a la Navidad, Diciembre, muchos entristecen, por los afectos que ya no están. Desde la redacción os transmitimos en estas fechas una certeza, no exenta de pequeña vanidad: La delicia, el valor, el pensamiento, aquí descansan. Ya la fiebre es ida. Buscamos la verdad y al encontrarla, creemos en ella.

 ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía