Sobre Francisco Franco y su tiempo...
 
 
 
El Frente de Juventudes

Mª del Pilar Amparo Pérez García (Pituca)

Licenciada en Historia (UCM)

   Para Francisco Franco, uno de los mayores logros que se realizaron durante clase media. Pero, lo que denominó “la obra predilecta del Régimen” fue el Frente de Juventudes. El día 6 de diciembre, se cumplen 61 años de la creación de esta organización, de la que salió una de las mejores generaciones del pasado siglo XX.

   La Ley del 6 de diciembre de 1940 transformó la Organización Juvenil de la Falange en el Frente de Juventudes de FET y de las JONS, por la que quedaban encuadrados todos los jóvenes desde los siete años hasta su entrada en filas, y el delegado nacional fue José Antonio Elola Olaso.

   El Preámbulo de la Ley del 6 de diciembre de 1940, deja claro el objetivo de esta organización:

 Al Frente de Juventudes correspondieron dos tareas. La primera en estimación e importancia consistió en la formación de sus afiliados para llegar a ser miembros del Partido. En segundo lugar, le competía irradiar la acción necesaria para que todos los jóvenes de España fueran iniciados en las consignas políticas del Movimiento. A este fin, el Estado debía asegurar al Frente de Juventudes los medios para ejercer la necesaria influencia en las instituciones de enseñanza, oficial y privada, así como en los centros de trabajo. 

   Los 12 puntos del Frente de Juventudes son los fundamentos de la formación ética y política que se impartió: 

1º. La fe cristiana es el fundamento de mis actos.

2º. Sabemos que España es la Patria más hermosa que se puede tener.

3º. La Falange que fundó José Antonio es la Guardia de España y formar en ella es mi afán supremo.

4º. El Caudillo es mi jefe, le querré y le obedeceré siempre.

5º. Amamos las genuinas tradiciones de nuestra Patria, sustancia de nuestro porvenir imperial.

6º. Nadie es pequeño en el deber de la Patria.

7º. Vivimos en el conocimiento y afición a los campesinos, de lo que huele y sabe a tierra madre.

8º. La vida es milicia. Mi fe, mi tesón y disciplina harán a España Una, Grande y Libre.

9º. Ser nacionalsindicalista significa no tener contemplaciones con privilegios injustos. Luchamos por la Patria, el Pan y la Justicia.

10º. Para servir a España mi cuerpo ha de ser fuerte y mi alma sana.

11º. Cada día ha de alcanzar una meta más alta. El que no supera en el servicio a España, desciende.

12º. Por tierra, mar y aire, nosotros haremos el Imperio. 

   Una de sus características era la universalidad de su militancia. Se trataba de superar la escisión perenne entre las dos Españas y, por tanto, en sus filas se encontraban también hijos de quienes habían luchado en el bando republicano y nunca hubo ningún problema. El Frente de Juventudes fue el primer ensayo, y hay que decir que exitoso, de una convocatoria estrictamente nacional a la juventud. Naturalmente que desde una ideología previa, pero desde una ideología previa en la que, prácticamente, cabía todo el mundo.  

   Su misión fue esencialmente la Formación Política, Física y Militar de la juventud española, que se llevó a cabo en los centros de enseñanza, trabajo y rurales, así como en las actividades campamentales, culturales, deportivas y convivenciales realizadas en los hogares juveniles, albergues, marchas por etapas, intercambios, colegios menores, juegos deportivos, competiciones, concursos, exposiciones... Se configuraba como una Delegación Nacional del Movimiento, articulada en la Vicesecretaria General de Secciones. Al frente figuraba el Delegado Nacional. Su estructura estaba formada por tres grandes Secciones: Centros de Enseñanza, Centros de Trabajo y Centros rurales. Directamente del Delegado Nacional, dependía la Ayudantía Nacional de las Falanges Juveniles de Franco. Entre los servicios figuraban los de Campamentos y Albergues, Formación Física, Formación Política, Formación Premilitar, Sanidad, Religión y Moral, Colegios Menores, Servicio Exterior, Sección de Cultura y de Arte, Secciones de Administración y de Intendencia, etc...  

   En el Frente de Juventudes militaron cientos de miles de jóvenes españoles y muchos de ellos, calladamente, realizaron una gran labor por sus semejantes y por España.

   Resaltar la frase de José Utrera Molina sobre el Frente de Juventudes:  

Los que militábamos en el Frente de Juventudes sentíamos la frustración republicana y entendíamos el 14 de abril como una ocasión histórica malograda. No teníamos la menor simpatía por la monarquía liberal, parlamentaria y borbónica. Soñábamos, en definitiva, con un nuevo Estado, popular, integrador y dinámico, con un audaz sentido de la libertad. Teníamos fe y creíamos por ello en el milagro. 

   La poesía y la música tienen la cualidad de llegar al pueblo de una forma especial, antes que un mero discurso, por ello reproducimos, a continuación, el Himno del Frente de Juventudes desde sus primeros tiempos. En él se habla de la hermandad y camaradería que debe caracterizar a todo miembro de la Organización, a la vez que se cantan las metas e ideales de la juventud.  

   Fue recogido por primera vez en el Cancionero Himnos y Canciones, aparecido en 1942. Su letra es de J. Villanueva y la música de A. Cabañas: 

PRIETAS LAS FILAS 

Prietas las filas,

recias, marciales,

nuestra escuadras van

cara al mañana

que nos promete

Patria, Justicia y Pan.

Mis camaradas fueron a luchar,

el gesto alegre y firme el ademán;

la vida a España dieron al morir,

hoy Grande y Libre nace para mí.

Lánzate al cielo, flecha de España,

que un blanco has de encontrar;

busca el Imperio, que ha de llevarte

por cielo, tierra y mar.

Ya las banderas

cantan victoria

al paso de la paz;

y han florecido,

rojas y frescas,

las rosas en mi haz”.

 

 (Extraído del libro: Palabras en Azul. Aportes para un diccionario falangista. 2011)

 



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía