Actualidad
 
 
 
En torno a la Cruz y a la Basílica Benedictina de Cuelgamuros

Julio A. Gonzalo 

Coordinador del Comité Ad Hoc



· Junto al Cristo de Corcovado en Brasil y al Santuario de Nª Sª de Chestojova en Polonia, la Cruz de Cuelgamuros, mucho más alta que la Estatua de la Libertad Americana, es la más alta Cruz del mundo, y uno de los símbolos más destacados de la reconciliación de este siglo XX, en el que las revoluciones y las guerras mundiales han dado lugar a más de cien millones de víctimas. Más que en todos los siglos anteriores juntos.

· Desde su inauguración en 1959 esa Cruz ampara bajo su sombra los restos mortales de muchos miles de combatientes de ambos bandos en nuestra Guerra Civil, cuyos familiares más cercanos dispusieron hace medio siglo que esos restos fueran el mejor testimonio de una autentica reconciliación.

· Conviene recordar, en honor a la verdad histórica, que en octubre de 1934, la extrema izquierda, que pronto se iba a unir en torno al Frente Popular junto con el separatismo vasco y catalán, se alzó contra el gobierno de la República dos años antes de que, tras el asesinato de Calvo Sotelo y el intento de asesinato de Gil Robles, se alzaran en defensa de la España Nacional, de la religión y de las libertades individuales en julio de 1936 aquellos que no estaban dispuestos a dar por buena una España Roja y Rota.

· La guerra Civil fue, entre otras cosas, una Guerra de Secesión, además de una guerra de religión.

En 1934 se habían producido en Asturias centenares de muertes violentas en pocas semanas. Entre febrero y julio de 1936, tras unas elecciones discutidas y discutibles, con un resultado poco claro, y después de numerosos y graves altercados, crímenes , represalias, censuras de periódicos y quema masiva de iglesias, demócrata-cristianos, falangistas y tradicionalistas, junto al Ejército de África, se alzan contra la "dictadura del proletariado" propugnada abiertamente por el Frente Popular.

· El alzamiento fracasó en Madrid, Barcelona y otras ciudades importantes pero triunfó en buena parte de Castilla la Vieja, Navarra, Galicia y ciudades importantes de Andalucía y Aragón. Tras una durísima Guerra Civil, el Ejército Nacional, un millón doscientos mil hombres, mucho mejor mandados, se impone al Ejército Rojo, un millón ocho cientos mil, bastante peor mandados, pocos meses antes de que empezara la Segunda Guerra Mundial.

· ¿Qué hubiera pasado si la victoria hubiera sido del Frente Popular? A juzgar por lo que ocurrió en situaciones análogas, antes y después (Ver "Le libre noir du Comunisme", Paris, 1997- traducido a todos los idiomas importantes) el número de víctimas de un gobierno hispano-soviético hubiera sido muchísimo mayor que el de las víctimas de ejecuciones sumarias en 1939-42.

· El presente informe- resumen de lo suscrito por un grupo representativo de Académicos y Profesores Universitarios pone de manifiesto la intención reconciliadora de La Cruz y la Basílica Benedictina, inaugurada, como se registra a su entrada, en tiempo del Papa Juan XXIII, el Papa de la paz.

· Es bien sabido que en los testamentos de José Antonio (1936) y Franco (1975) se recogen llamadas a la unidad y al buen entendimiento entre todos los españoles que merecen ser respetados por todos.

· Christopher Dawson, uno de los más grandes historiadores del siglo XX, profesor invitado especial en la Universidad de Harvard, dejó dicho en 1936 muchos años antes de la caída del Imperio Soviético:

"Si España pudiera de nuevo encontrarse a sí misma después de este

tremendo siglo de desuniones y debilidades -si ella pudiera ocupar de nuevo

el lugar al que le dan derecho su historia y su genio- ello sería una gran

victoria no solo para España sino para Europa"

· Como dijo Don Julián Besteiro (!936), socialista moderado y ejemplar en muchos aspectos:

"La verdad real: estamos derrotados por nuestras propias culpas...por

habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique que es la aberración más

grande que hayan conocido quizá los siglos"

La versión inicial de este escrito fue suscrita por los siguientes académicos y profesores universitarios:

· D. Alfonso Rodriguez y G. de Ceballos (R. A. de Bellas Artes)

· D. Bartolomé Ribas (R. A. de Farmacia)

· D. José A. Cabezas (R. A. de Farmacia)

· D. Julio A. Gonzalo (Catedrático de Física de Materiales, UAM)

· D. Nicolás Jouve (Catedrático de Genética, UAH)

Informados de esta versión inicial dieron su personal visto bueno:

· D. Dalmacio Negro (R. A. de C. Morales y Políticas)

· D. José Luis Perez de Ayala ( R. A. de Jurisprudencia y Legislación)

Como es sabido, D. Ricardo de la Cierva y otros veintitantos historiadores españoles de prestigio internacional se manifestaron en términos análogos sobre la Cruz y la Basílica de Cuelgamuros y sobre la mal llamada Ley de Memoria Histórica del ex Presidente Rodriguez Zapatero.

Una ley única en la historia en la que se pretende imponer a los ciudadanos unilateralmente cómo deben pensar acerca de hechos históricos ocurridos hace setenta u ochenta años.

Ni siquiera la legislación de la URRS antes de 1990 se atrevió a tanto.




FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía