Sobre Francisco Franco y su tiempo...
 
 
 
LA LIBERACIÓN DE MADRID Y EL FINAL DE LA GUERRA

 María del Pilar Amparo Pérez García (Pituca)

    El 28 de marzo de 1939 fue liberado Madrid. Horas y hasta días antes, el frente no tenía actividad alguna: los soldados del frente popular salían de sus trincheras con banderas blancas y confraternizaban con los Nacionales. Sus jefes les ordenaban, pistola en mano, que volviesen a sus posiciones, pero nadie les hacía caso. Se cambiaban tabaco y papel de fumar, cantaban y daban vivas a España. 

      Un día antes del citado 28 de marzo, las tropas rojas con sus jefes a la cabeza se habían entregado al General Eugenio Espinosa de los Monteros y Bermejillo, que con las tropas de los Coroneles Eduardo Losas, Joaquín Ríos Capapé y Caso cercaban Madrid, pero no entraron hasta el día 28. Fue el Coronel republicano Adolfo Prada Vaquero quien rinde Madrid al Coronel Eduardo Losas, jefe de la 16ª División entre las ruinas del Clínico.

        Los falangistas de la 5ª Columna sobrevivientes a la masacre realizada en la capital de España por los rojos, se hicieron con la ciudad. Montados en camiones y agitando Banderas Nacionales, Banderas de Falange y también del Requeté recorrían las calles gritando “¡Franco, Franco, Franco! ¡Arriba España!”. En poco tiempo, otros grupos de jóvenes, la mayoría refugiados en embajadas, se unieron a los falangistas y ocuparon los centros más importantes, como el Cuartel General del Coronel Casado, los talleres de prensa, los transportes urbanos, el Ministerio de Marina (que ya sabemos que era una prisión repleta de nacionales), el Ministerio de la Guerra, las emisoras de radio, los depósitos de armas, el Palacio de Comunicaciones, etc. Los grupos de patriotas aumentaron poco a poco hasta convertirse en una multitudinaria manifestación.

      Los milicianos y milicianas abandonaron las armas y huyeron a esconderse en masa. Los balcones y ventanas se llenaron de Banderas Nacionales y de la Falange, confeccionadas en la clandestinidad por las bravas mujeres de la Sección Femenina.

      Es de justicia resaltar a las mujeres de “Auxilio Azul”, organización creada por María Paz Martínez Unciti, a la que asesinaron con tan sólo 18 años, cuando acompañaba a un perseguido a la Embajada de Finlandia. Los mataron a los dos. Su hermana Carina continuó su labor. “Auxilio Azul” era una organización falangista compuesta por mujeres de todas las clases sociales, que socorría a los perseguidos desde antes de la Cruzada, pues ya habían sido encarcelados cientos de falangistas. Ellas falsificaban cartillas de abastecimiento; cédulas personales en blanco; documentos falsos de partidos, sindicatos, etc.; certificados con sus sellos y firmas correspondientes; oficios legalizados perfectamente y en blanco del Cuartel General de Carabineros… y en los Servicios de Investigación Militar lograron colocar a dos militantes falangistas, una en los ficheros y otra en la oficina de detenciones. Llegaron a ser 6.000. Y fueron ellas las que a lo largo de los meses de guerra confeccionaron más de 10.000 banderas que fueron las que se pudieron colgar en las ventanas y balcones el 28 de marzo, cuando Madrid fue liberado entre el entusiasmo y la alegría de sus habitantes. “Auxilio Azul” hasta tenía organizados Servicios Sanitarios, un laboratorio farmacéutico y asistencia espiritual, con varios Sacerdotes. Existe un libro fundamental de Tomás Borrás, titulado Seis mil mujeres, donde se cuentan todos los pormenores referentes a esta formidable Organización.

      Una gran multitud de personas agitando banderas avanzaba por la calle de Argüelles y por la de Abascal para encontrarse por el camino con las Fuerzas Nacionales. Joaquín Ríos Capapé entró con la Bandera de Marruecos por Vallecas, hacia la Plaza de Manuel Becerra. El Coronel Caso por el camino de Usera para llegar a los barrios de Toledo, Delicias, Santa María de la Cabeza y las Rondas. Eduardo Losas lo hizo, por su parte, por la Ciudad Universitaria. Fue el paroxismo. Madrid se volvió loco de alegría… Se acababa el hambre, el frío, el miedo, la miseria, el terror rojo…

      El falsario y manipulador Paul Preston, en su libelo Franco, Caudillo de España, miente así: “El 27 de marzo los nacionales entraron en Madrid en medio de un silencio fantasmal”. Dicho libelo, se vendió mucho, pero fue a franquistas y personas decentes, que ante el gran título y la bonita portada, no sabían que estaban dándoles gato por liebre; fue mercancía de contrabando. Es la típica utilización de la mentira, que es de lo que saben vivir estos desvergonzados. Así han actuado siempre: tergiversando y enfangándolo todo.

      Hay que decir que a finales de febrero, Negrín, que había huido a París al producirse el hundimiento del frente de Cataluña, regresó a España junto a dos ministros de su gobierno, José Giral Pereira y Francisco Méndez Aspe, y con ellos algunos mandos del ejército rojo, casi todos del Partido Comunista, entre ellos Enrique Líster Forján, que originariamente se llamaba Jesús Liste Forján. Pretendían continuar la resistencia, ya que esperaban la llegada de armamento y ayuda soviética a cambio de los cuadros del Museo del Prado depositados en Ginebra. El subjefe de la Región Centro, militar de profesión, aunque masón, Segismundo Casado, convencido de que la guerra la tenía perdida, y para evitar más derramamiento de sangre, inicia los contactos para la rendición. La noticia llega a oídos de Negrín, que convoca en Albacete una reunión de jefes militares para convencerlos de la conveniencia de continuar la contienda, lo que era la tesis comunista, refiriéndose a la inminente guerra mundial que les favorecería.

      Segismundo Casado, el general José Miaja Menant y Julián Besteiro Fernández, entre otros, no estaban de acuerdo y organizaron un “Consejo Nacional de Defensa” para oponerse al gobierno de Negrín. Respondió éste nombrando a Miaja Inspector General del Ejército Rojo, cargo nominal, pues el verdadero mando operativo se lo encargó a Juan Modesto Guilloto, al que nombró General, y también a Líster, Valentín González y González El Campesino y a otros comunistas.

      El 17 de marzo de 1.939, mientras inician negociaciones con el Cuartel General del Generalísimo Francisco Franco, Miaja y Casado advierten avergonzados, (¡tres años después!), que llevan en el uniforme la estrella rusa comunista roja de cinco puntas. Mediante un decreto firmado por los dos la suprimen de los uniformes y prendas de cabeza.

      Las tropas comunistas del 1er Cuerpo de Ejército de Negrín, al mando del Teniente Coronel Luis Barceló Jover, entran en Madrid y ocupan las Plazas de Manuel Becerra y la Puerta de Alcalá, no sin tener duros enfrentamientos y de fusilar a seguidores del Coronel Casado. En el Ministerio de la Guerra, hacen prisioneros a algunos jefes y oficiales de Casado y, sin formarles juicio, también los fusilan. Ya se creían dueños de la situación y se aprestaban a asaltar el Banco de España, en cuyos sótanos se encontraban los hombres fuertes y el propio Segismundo Casado, cuando desde Guadalajara se presenta en Madrid, al frente de una gran columna, el anarquista Cipriano Mera Sanz, al que se le une una gran parte del ejército republicano procedente de Levante y de Extremadura.

      Los comunistas de Negrín pierden la pequeña guerra civil dentro del bando rojo y se tienen que retirar. El coronel Casado, por su parte, ordenó fusilar a todos los prisioneros, incluido el teniente coronel Barceló. Aquí comenzaron las negociaciones para la rendición. Tomada Madrid por las tropas nacionales, la huida de millares de soldados y milicianos rojos en total desorden fue desesperada. Unos tomaron dirección hacia Albacete, otros hacia Alicante y Almería. Las autoridades rojas de esos puertos de mar amenazaron a los barcos allí fondeados con cañonearlos si no abandonaban inmediatamente los citados puertos. Intentaban impedir que subieran a los barcos los huidos. Apenas pudieron hacerlo algunos afortunados. Fue vergonzoso, ni siquiera con los suyos tuvieron piedad. La maldad más brutal, el egoísmo y la soberbia eran los que mandaban.

      Conquistada Madrid, los Ejércitos Nacionales avanzaron por los alrededores de la capital y se dirigieron hacia Aranjuez, Buitrago, Cuenca, Albacete y el Ejército del Sur por Granada y Cartagena. En esta última ciudad, cerca de mil hombres, náufragos y supervivientes del barco Castillo de Olite, se hicieron con el control de Cartagena. Mientras, otra parte del Ejército libera Sagunto, Segorbe, Córdoba, Jaén, Baeza, Úbeda, Jódar, Guadix, Baza… y desde Baza se envía un destacamento en ayuda de los Marinos de Almería. Antes de ser liberada, Almería se pone “A las órdenes de Franco”. Y el Ejército es recibido como liberador. Pero en sus muelles los últimos combatientes rojos organizados, una División con todo su armamento, se agolpan queriendo huir.

      El general Antonio Aranda Mata entra triunfante en Valencia; el general José Enrique Varela Iglesias ocupa Requena, y el general José Moscardó Ituarte hace lo propio en Minglanilla y Contreras.

     El día 1 de abril de 1939, a primera hora de la tarde, Franco firma su único Parte Oficial de Guerra, el último: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las Tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. Burgos 1º de abril de 1.939. Año de la Victoria. El Generalísimo Franco”.

 
 

 BIBLIOGRAFÍA:

-Arrarás Iribarren, Joaquín, y dos autores más: (Pérez Bustamante, Ciriaco y Sáenz de Tejada, Carlos): Historia de la Cruzada Española. (36 tomos en 8 volúmenes). Ediciones Españolas S.A. Madrid, 1939-1944. Otra Edición: 7 volúmenes. Datafilms. Madrid, 1984.

-Borrás, Tomás: Seis mil mujeres. Editora Nacional, Madrid, 1965.

-Casado, Segismundo: Así cayó Madrid. Guadiana de Publicaciones, Madrid, 1968.

-Casas de la Vega, Rafael: Franco, Militar. Editorial Fénix, Madridejos (Toledo), 1995.

-Cierva, Ricardo de la: Franco. La Historia. Después de la venganza, la mentira, la calumnia y la incompetencia. Editorial Fénix, Getafe (Madrid), 2000.

-Cierva, Ricardo de la: Historia actualizada de la Segunda República y la Guerra de España 1931-1939. Con la denuncia de las últimas patrañas. Editorial Fénix, Getafe (Madrid), 2003.

-Cierva, Ricardo de la: 1939. Agonía y victoria. Editorial Planeta, Barcelona, 1989.

-Comín Colomer, Eduardo: Luchas intestinas en la zona roja. Pub. Españolas. Temas esp. Madrid, 1959.

-Español Bouché, Luis: Madrid 1939. Del Golpe de Casado al final de la Guerra Civil. Almena Ediciones. Madrid, 2004.

-Fernández de Córdoba, Fernando: Memorias de un soldado-locutor: La guerra que yo he vivido y la guerra que yo he cantado. Ediciones Españolas. Madrid, 1939.

-Martínez Bande, José Manuel: El final de la Guerra Civil. Editorial San Martín. Madrid, 1985.

-Martínez Bande, José Manuel: Los cien últimos días de la República. Luis de Caralt, Barcelona, 1973.

-Moa, Pío: Nueva Historia de España. La Esfera de los Libros. Madrid, 2010.

-Montiel, Francisco Félix: Un Coronel llamado Segismundo. Editorial Criterio Libros. Madrid, 1998.

-Palomino, Ángel: Caudillo. Editorial Planeta. Barcelona-1992. Otra Edición: Booket, ediciones de bolsillo. Barcelona, 1997.

-Suárez Fernández, Luis: Francisco Franco y su tiempo. 8 volúmenes. Fundación Nacional Francisco Franco-Azor. Madrid, 1984.

-Togores Sánchez, Luís E.: Historia de la Guerra Civil española. La Esfera de los Libros, Madrid, 2011.

-Vizcaíno Casas, Fernando: Memorias. Editorial Planeta, Barcelona, 2000.

 



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía