Actualidad
 
 
 
La figura de Franco en la historia

Pío Moa

La Gaceta

Por supuesto que Franco está muy por encima de cualquier otro estadista español de los últimos dos siglos, al menos, incluido Cánovas, sin por eso quitar mérito a este, al contrario. El Los mitos del franquismo he examinado su figura y obra, así como las opiniones y mitos contra él, tan superabundantes, u otros favorables pero romos o folclóricos, que en realidad dan armas a los denigradores.

Franco libró a España de una revolución totalitaria y de la disgregación separatista, algo que por sí solo ya lo coloca en un lugar muy especial de nuestra historia en varios siglos. A continuación evitó a España la guerra mundial, que fue un mérito casi tan grande como el primero. Luego hubo de hacer frente a la ONU, es decir, a un conglomerado de democracias, dictaduras y regímenes comunistas, que tenían la sana intención de sumir a España en una gran hambruna para hacer caer al régimen. Intención más delictiva cuanto que España no había entrado en la guerra mundial. Y volvió a vencerlos. De paso, y en medio de la hostilidad internacional, derrotó también al maquis, una peligrosa guerra de guerrillas comunista: en Grecia, Inglaterra y el gobierno heleno se vieron impotentes ante otra guerra similar, y hubo de intervenir Usa. Superados todos estos retos extremos, que poquísimos estadistas han tenido que afrontar en Europa, España creció a una velocidad nunca vista en nuestra historia, la más rápida del mundo después de Japón y algún otro país. Y a todo esto, los odios políticos y sociales que destrozaron la república quedaron muy superados ya en los años 40, como comprobó el maquis a su pesar.

Como militar, Franco también supera a cualquier otro del siglo XX, español o extranjero: no perdió ninguna batalla y ganó la guerra. Y lo hizo partiendo de una situación que prácticamente todo el mundo habría considerado insostenible y ante la cual hubiera desistido. Y debiendo reorganizar al mismo tiempo el ejército y el estado. Díganme algún militar del siglo pasado o de este con un curriculum semejante.

Franco está, salvando la escala de sus acciones, muy por encima de Churchill o de Roosevelt, que ganaron mediante una abrumadora superioridad material (la que tenía al principio el Frente Popular en España) y cometiendo actos de crueldad y matanzas que jamás cometió el Caudillo (no hablemos ya de Hitler o Stalin), pese a todos los infundios de sus enemigos. Y de la cultura en aquella época, si bien desigual, se tiene hoy una imagen completamente distorsionada, como ya señaló Julián Marías. Importa señalar que esa distorsión ya indica un bajo nivel cultural e intelectual (también moral) en quienes la practican. Hoy la cultura y la universidad españolas valen muy poco, con raras excepciones.

Es muy significativo que el franquismo no tuviera oposición democrática interna digna de mención, sino que prácticamente toda ella fuera totalitaria comunista y/o terrorista. Y gracias al legado de Franco, España debe su democracia –hoy en vías de derribo– y su prosperidad a una evolución propia y pacífica (el período de paz más largo de su historia en siglos), mientras que casi todos los demás países de Europa occidental las deben a las ofensivas del ejército useño y al Plan Marshall, también useño: una gigantesca deuda política, moral e histórica que nosotros no tenemos.

Sí, Franco es uno de los máximos personajes de la historia española, y la destrucción de su prestigio y de su legado a manos de una masa de “gárrulos sofistas” y políticos corruptos es una de las mayores tragedias, pues está volviendo al país a viejos odios, divisiones e impulsos totalitarios.



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía