Sobre Francisco Franco y su tiempo...
 
 
 
Política de Viviendas

4.080.619 VIVIENDAS EN CATORCE AÑOS ( 1961- 75) 

Tan pronto como acabó la guerra, y bien podríamos decir que durante el tiempo que duró el Estado del 18 de Julio se propuso y, creemos que lo consiguió, en gran parte, abordar un grave problema que en España estaba agudizado, cual era el de facilitar o ayudar a los muchos que la precisaban una vivienda digna, como había proclamado, desde 1938, el Fuero del Trabajo.

Ya antes de la Victoria de abril de 1939 se había creado la Dirección General de Regiones Devastadas, que procedió a prestar su ayuda a la necesaria y urgente reconstrucción, llegando a crear y/o reconstruir pueblos nuevos en aquellos lugares en que los daños habían revestido mayor dureza, como Brunete, Belchite, etc. También se había creado la Fiscalía Nacional de la Vivienda, con el objetivo de velar por la higiene y salubridad de los hogares familiares. Después se procedió a la creación, en principio encuadrado en el Ministerio de Trabajo, del Instituto Nacional de la Vivienda que posteriormente se convirtió en Ministerio, integrándose en él la citada Dirección General de Regiones Devastadas y la Fiscalía General de la Vivienda, la Dirección General de Arquitectura y otros Organismos similares. Destaca entre ellos la creación del Instituto Nacional de Urbanización (el antiguo INUR) dedicado a la formación de polígonos tanto de viviendas como industriales y a la urbanización de terrenos y solares, un instrumento imprescindible para la disposición de suelo a precios que resultaran asequibles, evitando la especulación.

La actuación, primero del Instituto Nacional de la Vivienda y luego del Ministerio, se caracterizó por un conjunto de sucesivos sistemas de protección estatal a la construcción de nuevas viviendas para servir dos objetivos fundamentales: satisfacer las graves necesidades de viviendas existente y crear o mantener el empleo.

El sector vivienda tuvo una gran significación tanto para la vida social como para la evolución económica y al respecto cabe indicar que proporcionó bienes de primera necesidad a las familias, tuvo una incidencia en el empleo más intensa que otros sistemas productivos -tanto en puestos de trabajo directos como indirectos- operó como motor de otros sectores económicos y logró una considerable importancia, tanto en la formación bruta del capital fijo, como en el producto interior bruto de España.

Las actuaciones llevadas a cabo se caracterizaron por constituir un conjunto de normas de financiación cualificada a los promotores, en forma de préstamos de las entidades de crédito públicas y privadas, a interés más reducido que el del mercado y préstamos del Estado sin interés -anticipos reintegrables- así como subvenciones o primas estatales y, en principio, suministro de materiales intervenidos, aunque durante muy corto espacio de tiempo. Asimismo, se otorgaron importantes exenciones y bonificaciones tributarias e incluso la expropiación forzosa para la adquisición de suelo.

Fue acertada la política de vivienda seguida porque consiguió la cooperación de los sectores público y privado en la consecución de satisfacer la necesidad de vivienda, conjugando prudentemente la iniciativa privada con el sistema de ayudas estatales, dirigidas a las familias con menos ingresos, en la que participó no sólo la Administración Central, sino también los ayuntamientos.

Esta cooperación se amplió a otros sectores. La legislación que se promulgó facilitaba la actuación de cooperativas y comunidades. Resultó muy importante la tarea de la Obra Sindical del Hogar. Las Corporaciones Locales, en muchos casos sin intervención del sector privado, promovieron gran número de viviendas, en régimen excepcional, para grupos de población de recursos escasos, con carácter subsidiario de la actuación de promotores privados. Todo ello, al margen de las importantes realizaciones del Instituto Nacional de la Vivienda que, con el actual régimen nacido en la transición, primero fue reconvertido y después plenamente extinguido.

Quisiéramos reflejar el resultado práctico de la política social de vivienda que, con tanta generalidad acabamos de esbozar. Podemos afirmar, en base a estadísticas oficiales que, solamente entre los años 1961 y 1973, se construyeron en España 3.347.768 viviendas, que se ampliaron con 358.460 en 1974 y con 374.391 en 1975; en total, en estos catorce años, se levantaron 4.080.619 viviendas, lo que quiere decir que, al menos en los últimos, se superó la cifra de mil viviendas terminadas y entregadas por día.

 De estas viviendas, las acogidas a protección oficial (subvencionadas, Grupo I, Grupo II y construcción directa) suponen un porcentaje del 52,48% y las libres (aunque con exenciones tributarias, algunas con expropiación y otros beneficios) ascienden al 47,52%.

La financiación de las viviendas a que nos venimos refiriendo se llevó a cabo sin dificultad de ningún género, sin precisión de reducir otras inversiones necesarias, sin tener que recurrir a procedimientos financieros especiales y sin la menor polémica en cuanto a la procedencia de los fondos a emplear.

3. 016.460 VIVIENDAS PROTEGIDAS EN EL PERIODO 1943 A 1974

En la posguerra se confió a la Dirección General de Regiones Devastadas, creada en Enero de 1938, y al Instituto Nacional de la Vivienda, creado en Abril de 1939, la edificaci6n en las zonas más afectadas por la contienda durante la cual 250.000 viviendas habían sido totalmente destruidas. Las localidades donde las destrucciones de viviendas sumaban el 75 % de la superficie construida fueron adoptadas por el Jefe del Estado, Francisco Franco, en número de 238.

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, en 1940 había en las distintas provincias españolas 5.803.361 viviendas, lo que correspondía a 4,48 habitantes por vivienda. En el año 1970, es decir, 30 años más tarde, el número de viviendas ascendía a 10.658.882 lo que significa un incremento de 4.855.521 = 83,6 %, correspondiendo a cada vivienda 2,99 habitantes. En tanto, el censo de población había aumentado, de 1940 a 1970, en 8.162.000 = 31,5 %, el incremento de las viviendas fue del 83,6 % , con la particularidad de que una gran proporción de las casas construidas en este periodo y a partir del año 1970 se habían acogido a distintos regimenes de protección del que se beneficiaron, desde el año 1943 a 1974, 3.190.960 viviendas, cuya proporción, en las poblaciones y áreas de inmigración, respecto al total de viviendas que había en el año 1970, fue muy considerable: Alava 50,3 %; Madrid 46 %; Vizcaya 64,4 %; Barcelona 34,3 %; Guipúzcoa 43,3; Valladolid 50,7, etc, etc. La proporción global de viviendas protegidas construidas de 1943 a 1974 respecto a las edificadas en el período 1940-1970, fue del 65,70 %.

 

 

DATOS NUMÉRICOS SOBRE LAS VIVIENDAS PROTEGIDAS CONSTRUIDAS EN ESPAÑA EN EL PERIODO 1943- 1973 

AÑOS

TOTAL

INCREMENTO EN EL PERIODO

%

 1943-47

11.656

 

 

1948-52

89.127

77.471

664,6

1953-57

246.309

157.182

176,3

1958-62

630.959

384.650

156,1

1963-67

1.003.345

372.386

59

1968-73

1.035.064

31.719

3,1

El Plan Nacional de la Vivienda fue previsto para construir en un plazo de 16 años, de 1961 a 1975, 3.713.900 viviendas para cubrir las totales necesidades de viviendas por déficit, incremento demográfico, reposición del patrimonio inmobiliario y movimientos migratorios interiores.

Según el censo del INE, el incremento de viviendas en España, en el período 1940 a 1970, fue de 4.355.521= 83,6 %. El número medio de personas por vivienda fue de 4,58 en el año 1950, y 3,66       en el año 1970 y el porcentaje de viviendas “confortables” respecto al total ascendió al 2,6 en 1950 y al 7,7 en 1970. Son realmente interesantes las variaciones en el régimen de tenencia de las viviendas en las distintas zonas, en los años 1960 y 1970, muy expresivas de la mejora del nivel de vida.

DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL RÉGIMEN DE TENENCIA DE LAS VIVIENDAS

 

1960

1970

 

alquiler

propiedad

otras

TOTAL

alquiler 

propiedad

otras

TOTAL

Urbana

 63.5

30.2

6.3

100

32.7

52

15.3

100

Intermedia

32.3

60.9

6.8

100

19.5

65.8

14.7

100

Rural

22.2

70.6

7.2

100

11.5

72.4

16.1

100

TOTAL

41.4

51.9

6.7

100

24.8

59.8

15.4

100

 



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía